Article

 

El competidor principal del biofiltro son los lodos vivos, que controlan quizá un 95 por ciento del mercado. Sin embargo, los dos primeros proyectos a escala comercial confirmaron que el costo de inversión es un 30 por ciento más bajo y, lo que es aún más importante, las expensas de operación bajan en un 70 por ciento, sobre todo porque se pueden reducir los costos de electricidad en un 66 por ciento. Luego, cada metro cúbico requiere de polímeros y agentes floculantes que no se necesitan en el sistema de biofiltro. Además, cada planta de tratamiento de aguas tradicional genera 500 gramos de lodos con cada metro cúbico tratado, pero este sistema no genera nada. El sistema reduce la necesidad de fuerza laboral por medio de poner a trabajar unas 15.000 lombrices de tierra por metro cuadrado a trabajar 24 horas al día y 7 días por semana.

 

 

Una ventaja adicional es que cada metro cúblico de aguas tratadas genera 60 gramos de humus, un producto lateral que disfruta de una creciente demanda. Mientras las lombrices de tierra se han usado en la medicina china, su uso como reconfortante del sistema inmunológico ha sido probado en varios estudios con pacientes que fueron sometidos a  quimioterapia o están infectados del SIDA. La combinación de reducir costos por un lado e incrementar ganancias por el otro es un cambio de las reglas del juego. Esto promete para la tecnología simple y básica de los biofiltros un potencial fuerte en el mercado.

 

 

Volver a la 2da parte

Seguir con la 4a parte

Volver al resumen

1134 days ago
 
Comments
Order by: 
Per page: 
 
  • There are no comments yet
Actions
Rating
 
0 votes
Recommend
 
Lombrices - 3a Parte (El primer flujo de caja)